browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

LA ETAPA DE MAÑANA – AVANCE Y LEYENDAS

Posted by on 05/06/2011

Queda llanura, pero entramos en tierras de León.

Cierro el circulo, terminare donde empece el pasado año

RECORRIDO – Moratinos – León
DISTANCIA – 63,71 km’s
PASOS – Sahagún, Mansilla de las Mulas.

CURIOSIDADES Y LEYENDAS

La abadía del “buen vivir”

A unos cuatro kms. de Carrión de los Condes encontramos unas ruinas, escasos restos de una antigua abadía, llamada de Santa María de Benevívere que funcionó durante el medievo. Según antiguos documentos, el nombre estaba muy justificado porque se cuenta que a los peregrinos se les entregaba en días alternos bien medio kilo de carne de cerdo o ballena, bien cuatro huevos, queso o harina de manteca, frutos secos o frescos y vino. A penas un pórtico y unas cuantas piedras quedan de aquella opulencia y hospitalidad.

Los Templarios y la Gallina de los Huevos de Oro

En el pequeño pueblo de Terradillos de los Templarios sitúa la leyenda el lugar donde está enterrada la Gallina de los Huevos de Oro (ya hemos visto que hay quien la sitúa en Viana, Navarra). En cualquier caso, siempre se ha identificado este escondite con cualquier lugar en que tuvieran una significativa presencia los Templarios. Su proverbial riqueza los hizo acreedores de todo tipo de creencias populares, desde ser depositarios de los secretos de la alquimia que convierte el plomo en oro, hasta ser custodios de la famosa gallina.

Carlomagno, el último episodio de la saga

En Sahagún sitúa el Pseudo-Turpín la última andanza y aparición del emperador franco en el Camino de Santiago. Más que una nueva leyenda, parece una refundición de otras anteriores ya relatadas. En cualquier caso, sitúa la leyenda al ejército de Carlomagno enfrentándose en estos campos con las tropas del rey moro Aigolando; primero con combates veinte a veinte, cuarenta a cuarenta y cien a cien que ganan los cristianos. El día previo a la batalla decisiva los soldados cristianos clavan sus lanzas a orillas del Cea y al día siguiente, las que pertenecen a aquellos que van a recibir el martirio aparecen floridas. En la batalla mueren 40.000 cristianos incluido Milo, el padre de Roldán, y el caballo del Emperador.

Los diferentes santos de Sahagún y otras leyendas

El nombre de Sahagún, en origen San Facund, rinde homenaje a los Santos Facundo y Primitivo, martirizados en estos lares según la tradición, ambos hermanos e hijos del centurión romano San Marcelo, y hermanos también de otros 10 santos mártires. Toda una extensa familia de santos y mártires.

Sin embargo, en el siglo XV nace en la ciudad el que será San Juan de Sahagún, que será acreedor de la devoción popular al dedicar su vida a predicar la necesidad de ayudar a los más débiles y a mediar en las disputas entre nobles.

En la ermita del Puente se venera la imagen de Nuestra Señora del Puente que, entre otros portentos, libró en una ocasión a Ginés, el temido y famoso “bandido de Sahagún”, de la pena capital y éste, en agradecimiento, se convirtió y peregrinó a Santiago quedando en aquella ciudad al servicio de los peregrinos a los que tanto había robado hasta el fin de sus días.

Desconocemos si el tal Ginés formaba parte también de la banda de ladrones que asaltaron a la salida de Sahagún a Doña Sofía, una noble nórdica famosa por su generosidad con los necesitados. Los salteadores intentaron asesinarla clavándole sus puñales, pero se dieron cuenta de que éstos la atravesaban como si fuera aire y ningún daño le hacían. Postrados de rodillas, le pidieron perdón y se arrepintieron de sus pecados.

Un tramo solitario y lleno de peligros

Para los antiguos peregrinos, o incluso para los actuales, el largo tramo entre Calzada del Coto y Mansilla de las Mulas se presentaba como uno de los más solitarios y peligrosos del Camino. Si la ruta jacobea se entendió tradicionalmente como un camino penitencial, en este tramo probablemente es en el que más justificado estaba este apelativo. Extensas llanuras con caminos que se cruzan como para despistar al peregrino, charcas repletas de ranas que en determinadas temporadas inundan los caminos y los hacen intransitables, lobos, salteadores y muy escasas y diminutas aldeas que a penas ofrecían servicios eran las pruebas que el peregrino debía superar, a modo de muerte iniciática, antes del “renacer” cada vez más próximo.

Doménico Laffi, por ejemplo, nos relata cómo halló por estos parajes el cadáver abandonado, putrefacto y medio devorado por los lobos de un desgraciado peregrino que no pudo concluir su viaje.

Las charcas de El Burgo Ranero

En los alrededores del pueblo encontramos numerosas charcas repletas de sapos y ranas, es teoría comúnmente aceptada que de ahí deriva el apellido de la población. En otoño es un verdadero espectáculo contemplar la reunión en estas charcas de cientos de cigüeñas que se disponen a iniciar su ciclo migratorio hacia el sur.

Dos monasterios muy singulares

Cerca de Mansilla de las Mulas, el pueblo donde ejerció como mesonera la famosa protagonista de la obra picaresca La Pícara Justina, se encuentra el Monasterio de Sandoval. Allí podemos disfrutar de su iglesia románica cisterciense y de las ruinas del monasterio.

Cuenta la leyenda que don Ponce de Minerva, tras estar durante años cautivo en Marruecos, peregrinó a Santiago al recuperar su libertad. Regresando del santo lugar buscó refugio en un hospital que durante su cautiverio había fundado su esposa Estefanía sin su conocimiento. Fue ella quien reconoció a su esposo cuando le lavaba los pies y con motivo de su reencuentro decidieron fundar este monasterio.

Un poco más lejano, aunque a tiro de piedra de Mansilla en estos modernos tiempos de automóvil, se encuentra el Monasterio de San Miguel de Escalada. Probablemente la más armónica de las construcciones mozárabes españolas, esta joya de la arquitectura tiene una disposición que la emparenta con las mezquitas y las basílicas bizantinas, y cuenta con una interesante decoración que combina los elementos visigóticos con formas de influencia morisca.

Los alrededores de Mansilla

En el cercano Puente de Villarente existió un antiguo hospital dependiente de Triacastela que se dice que contó con una mula para trasladar peregrinos enfermos hasta León, una verdadera innovación que se puede considerar como la primera “ambulancia” del Camino de Santiago y un antecedente de las iniciativas de algunas administraciones públicas han puesto en funcionamiento en tiempos recientes.

Cerca también de Mansilla se encuentran los restos del castro de Lancia, una de las mayores poblaciones prerromanas de astures. Su caída ante el poderío romano significó el fin de la guerra con cántabros y astures y llevó a Augusto a cerrar el templo de Juno, que permanecía abierto mientras Roma estuviese en guerra. Como es deducible, raras veces se cerró este templo. Esta ocasión dio comienzo a la llamada Pax Augusta.

No lejos de Mansilla se sitúa Marialba, pequeño pueblo en el que se realizaron unas excavaciones hallándose enterrados trece sepulcros anónimos. Lo curioso del caso es que en el pueblo se contaba desde antiguo que en aquellas ruinas vivía una gallina con doce polluelos de oro que, de tanto en tanto, se dejaba ver pero que nunca nadie pudo atrapar. El número de tumbas y animales coincide ¿Será una pura casualidad?

La leyenda del topo, la Virgen del Dado y otras curiosidades de la catedral de León

Como explicación, o más bien como excusa, de los normales retrasos y problemas técnicos que se presentaban en una obra de la magnitud de la catedral de León surgió la leyenda de que el trabajo que durante el día realizaban los canteros era destruido por las noche por un enorme topo. Determinaron se al fin los canteros a colocar un cepo gigante en el que el topo cayó y, una vez muerto, fue desollado y su piel colgada de la puerta de San Juan, donde permaneció durante siglos. Al parecer, y según recientes estudios, la piel en cuestión es en realidad un caparazón de una tortuga gigante.

En una de las capillas interiores de la catedral de León se encuentra una talla de la Virgen sosteniendo al Niño popularmente conocida como la Virgen del Dado. Esta talla estuvo anteriormente ubicada en la fachada norte de la catedral. Los leoneses explican su traslado de la siguiente manera: Se cuenta que un individuo, peregrino para unos y soldado de los Tercios de Flandes para otros, tomó parte en una de las habituales partidas de dados que los judíos organizaban en los alrededores de la catedral o incluso en su mismo claustro. Fue aumentando sus pérdida hasta que, desesperado, lanzó los dados contra la imagen golpeando al Niño en la cabeza. Milagrosamente la talla comenzó a sangrar, provocando el arrepentimiento del jugador y su dedicación a una vida de oración y sacrificio. Las autoridades eclesiásticas decidieron entonces trasladar la imagen al interior de la catedral para evitar este tipo de sucesos.

Cada catedral del Camino tiene su particularidad, y la de León son sus espectaculares vidrieras, de los siglos XIII al XV, y ocupan más de 1.700 metros cuadrados. El espectáculo durante el atardecer de un día soleado resulta sencillamente inolvidable. Las tallas y relieves del claustro mostrando aspectos de la vida cotidiana medieval, la arqueta de marfiles donde se guardan las reliquias de San Isidoro, el singular zodíaco que debe ser leído de derecha a izquierda en la portada sur, o el Pendón de la Batalla de Baeza son algunos de las joyas y curiosidades que no debamos perdernos en la catedral.

Es tradición entre los peregrinos posar su mano sobre la columna que sostiene a Santiago en la portada central y a consecuencia podemos observar el desgaste que ha sufrido al soportar esta costumbre durante siglos. Igualmente es tradición peregrina cuyo origen se desconoce el intentar pasar la noche en el interior de la catedral.

Las Cantaderas y Las Cabezadas

Estos son dos actos tradicionales que se celebran en la ciudad en conmemoración de la supresión del Tributo de las Cien Doncellas y su sustitución por el voto de Santiago y otras obligaciones.

El segundo domingo después de Pascua se celebra en la plaza de San Isidoro la Fiesta de Las Cabezadas. Se trata de hacer entrega de un cirio y dos hachas por parte de las autoridades civiles a las eclesiásticas previa discusión en forma de duelo literario entre ambas partes respecto a si se trata de una oferta voluntaria o una obligación. El duelo queda en un empate y el nombre de la celebración deriva de las “cabezadas” o reverencias con que los representantes de autoridades civiles y eclesiásticas se saludan.

El 5 de octubre se celebra en la catedral ante la imagen de Nuestra Señora del Foro y Oferta de la Regla la Fiesta de Las Cantaderas. Se da un debate similar al de Las Cabezadas y participan unas mozas con vestidos tradicionales, las Cantaderas, y otros personajes como la Sotadera, vestida a usanza mora, y el Birria. También se tañen los atabales o timbales conservados de la Batalla de Calvijo.

Los usos de San Marcos

Fundado como hospital “para acoger a los pobres de Cristo”a principios del siglo XVI, en la actualidad es un hotel de lujo. Entre medias, ha prestado sus servicios como centro educativo, seminario e incluso cárcel (en sus celdas cumplió condena Francisco de Quevedo por orden del conde-duque de Olivares)

20110605-181814.jpg

Deja un comentario