browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

LA ETAPA DE MAÑANA – AVANCE Y LEYENDAS

Posted by on 06/06/2011

Se acabo el llano y entramos en tierras de la Maragateria, con su famoso cocido maragato…

LA ETAPA DE MAÑANA – Villar de Mazarife – Rabanal del Camino

DISTANCIA – 50 km,s

PASOS – Hospital de Orbigo, Astorga.

CURIOSIDADES Y LEYEDAS

La Virgen del Camino

Abandonado León, sobre un alto descuella la moderna silueta del Santuario de la Virgen del Camino, una moderna construcción adornada por unos impresionantes bronces de José María Subirachs. Cuenta la leyenda que en este punto se apareció a principios del siglo XVI la Virgen María al pastor Alvar Simón quien, escéptico y reticente a creer en el milagro, solicitó a la Señora aparecida pruebas de su identidad. La Virgen arrojó con su honda una piedrecita y le dijo que cuando volviese con las autoridades eclesiásticas al lugar esta piedra se habría convertido en una gran roca, cosa que se cumplió. Desde ese momento el sagrado lugar ha sido punto de destino de romerías para los vecinos. En la actualidad se celebran romerías desde toda la provincia los días 15 y 29 de septiembre, y el día 5 de octubre la procesión de las “anovenarias”, peregrinas de traje enlutado. Una de estas romerías es ya descrita en la popular obra picaresca “La pícara Justina”. También es tradición trasladar la imagen en procesión a la catedral de León en épocas de sequía y allí custodiarla durante 9 días hasta que su intercesión traiga las anheladas lluvias.

Mucho más que una pelea doméstica

Villadangos del Páramo pasó a la historia como lugar de celebración de la batalla entre tropas de Alfonso I el batallador, rey de Aragón y Navarra, y las de Doña Urraca, reina de León y Castilla. No pasaría de ser un enfrentamiento más entre los que asolaron durante siglos los reinos cristianos si no se diese la curiosa circunstancia de que ambos contendientes eran esposos y además ambos descendientes directos de Sancho el Mayor de Navarra. Lo que comenzó siendo un ambicioso plan matrimonial para integrar en uno solo todos los reinos cristianos peninsulares acabó en una permanente guerra civil en Castilla en la que la reina contaba con el apoyo de la nobleza y el clero y el rey con la de la burguesía de algunas ciudades. Finalmente la situación se hizo insostenible y derivó en la anulación del matrimonio tres años después de la batalla.

El Passo Honroso

Como episodio histórico, tenemos el de “El Passo honroso”, en el puente de Hospital de Órbigo. Cuenta la historia que en la época de Juan II, un caballero leonés, D. Suero de Quiñones, hizo promesa de llevar una argolla al cuello todos los jueves del año, como señal de su prisión de amor por su dama, Dña. Leonor de Tovar. Solamente podría quedar liberado tras romper trescientas lanzas o sostener durante un mes con combates el paso de dicho puente. Don Suero demandó licencia al rey para realizar los combates, y envió a varias cortes de Europa epístolas pidiendo a los caballeros que le ayudaran a liberarse. Acudieron en gran número, algunos para combatir a su lado y la mayor parte contra él. Entre el 10 de Julio y el 9 de Agosto del 1.434, se celebraron las justas, deteniéndose tan solo el día 25, festividad de Santiago apóstol. Fueron muchas las lanzas rotas, varios los caballeros heridos e incluso uno muerto. Al término de los combates, se consideró liberado a D. Suero, quien peregrinó a Santiago para depositar ante el apóstol un grillete de plata sobredorada como símbolo de su liberación. Y allí se conserva, en el tesoro de la catedral de Compostela.

El desgraciado caballero muerto no pudo recibir cristiana sepultura ya que los mismos sacerdotes que todos los días inauguraban las justas con una solemne misa, le negaron el suelo sagrado por tener prohibidos la Iglesia este tipo de duelos. Don Suero murió 24 años después en otro duelo a manos de uno de los caballeros vencidos en el puente.

La Asturica Augusta romana

Asturica Agusta fue fundada por los romanos por ser un lugar estratégico en que se cruzaban varios caminos y con la finalidad de funcionar como base administrativa para la explotación de las reservas auríferas de la zona. Los impresionantes restos de las minas de Las Médulas, relativamente cerca de la ciudad, son el mudo vestigio de esta actividad. Otros restos romanos que encontramos en la ciudad son las bases de sus murallas, termas, mosaicos, pinturas, la red de alcantarillado y la lóbrega ergástula, que al parecer sirvió como lugar de reclusión de los esclavos utilizados en las minas.

En la actualidad la ciudad recuerda su pasado romano durante las fiestas que se celebran la segunda quincena de agosto y cuentan con carreras de cuádrigas, circo romano y elección del César

Una peregrinación “alternativa”

Algunas leyendas aluden a la fundación de la Diócesis de Astorga por el mismísimo Santiago Apóstol. Lo que sí está documentado es que ya en el año 254 era sede episcopal, y que entre sus titulares hubo más de uno que siguió determinadas tesis consideradas heréticas por la ortodoxia católica.

A este respecto es de reseñar la leyenda según la cual en Astorga o sus alrededores se situaría la tumba de Prisciliano, uno de los primeros personajes declarados herejes por la Iglesia Católica y muerto a manos de los soldados imperiales romanos. Cuenta la leyenda que algunos de sus seguidores recuperaron su cuerpo y lo trasladaron y lo trasladaron en solemne procesión hasta su Gallaecia natal recorriendo parte de lo que posteriormente se conocería como Camino de Santiago y realizando numerosos portentos y milagros a su paso. No falta quien considera estos hechos primordiales a la hora de determinar los motivos reales del surgimiento de las peregrinaciones jacobeas y seguro que la búsqueda de la tumba del considerado maestro y santo por cristianos heterodoxos durante siglos empujó a muchos a realizar esta peregrinación encubierta bajo el manto jacobeo.

Dos curiosos museos y un palacio de hadas

Astorga siempre fue un cruce de caminos. Las antiguas calzadas romanas, los caminos de arrieros y la unión del Camino Francés con la Vía de la Plata que traía a los peregrinos del sur de la península son sus ejemplos más notorios. Una extensa información y una completa colección de objetos relativos a estas rutas encontramos en el Museo de los Caminos, ubicado en el fantástico Palacio Episcopal de Astorga.

Por cierto que este Palacio, obra del insigne arquitecto Gaudí, más parece un palacio de hadas que episcopal. Su parecido a un palacio de hadas queda reflejado en esta anécdota; Gerardo Diego, cuando lo visitó con unos amigos, se despistó un rato y cuando le preguntaron al encontrarlo qué hacía contestó que “buscaba el sepulcro de Bancanieves”.

Si la ciudad es famosa por sus mantecadas, no hay que olvidar que es una de las ciudades de más antigua tradición chocolatera en el estado. Una curiosa colección de objetos y maquinaria relacionados con la fabricación de este producto se conserva en el Museo del Chocolate de la localidad.

El Ayuntamiento, la catedral de Astorga y “las emparedadas”

En el Ayuntamiento, con su bella fachada del siglo barroca, es donde se custodia el pendón de la batalla de Clavijo. En su reloj de autómatas dos figuras, Colasa y Juan Zancuda, “dan las horas pero no los cuartos” según un dicho popular que hace irónica alusión a la supuesta tacañería de los habitantes de la ciudad.

La impresionante catedral de Santa María constituye una amalgama de estilos que van del románico al barroco pasando por el gótico. Custodia en su interior una talla de Nuestra Señora de la Majestad que es de lo más hermoso del románico español. También cuenta con un interesante Museo Catedralicio.

Es curiosa una talla del coro que reproduce una partida de naipes en la que uno de los participantes está fumando en pipa, teniendo en cuenta que fue tallada solo 25 años después del primer viaje de Colón a América y constituye probablemente la primera representación del pernicioso hábito de fumar en Europa. Igualmente curiosa es la figura de Pedro Mato que preside un pináculo del ábside y representa a un personaje vestido de maragato que participó en la Batalla de Clavijo.

Cerca de la catedral, junto a la iglesia de Santa Marta, se conserva el curioso ventanuco por el que los peregrinos entregaban comida a “las emparedadas”, prostitutas encerradas a la fuerza de por vida para unos, piadosas mujeres entregadas a la oración para otros, que vivían de estas donaciones.

La Maragatería

Nos disponemos a atravesar la comarca de La Maragatería. Tierras de transición, no son páramo ni montaña sino un conjunto de lomas pardas y suelos más bien pobres y arcillosos. Comarca habitada por gentes de misterioso origen que durante siglos practicó la endogamia y conservan costumbres y tradiciones ancestrales.

Se desconoce igualmente el origen de su denominación. Hay quien los hace descender de Maraghat (en Irán), otros de la antigua y extinguida tribu Baragwata (del norte de Africa), hay quien piensa que el nombre proviene de las maragas (bragas) que utilizan en su vestimenta tradicional, pero las explicaciones más plausibles pueden ser que derive de “mauri captus”, moros cautivos para la explotación minera, o de “mericator”, mercader, haciendo referencia a la ocupación a la que se ha dedicado la población desde tiempo inmemorial; arrieros que mercadeaban con diferentes productos entre la costa cantábrica y el interior de Castilla.

Esta ocupación, que pasaba de padres a hijos, ha determinado la estructura de sus pueblos, con calles principales anchas para permitir el paso de los carros y empedradas para evitar que se formasen surcos, y de sus viviendas, grandes construcciones en piedra y arcilla con casa de grandes puertas que permita el paso de carros, cuadras, pajar y gran patio en el centro. Otras construcciones típicas son la ancestral casa de sobera, con cubierta de caña de centeno, de la que se conservan algunos ejemplares en Murias de Pedrero o Pobladura de la Sierra) y la casa de alto y bajo con corredor, que podemos encontrar en El Ganso o Rabanal del Camino.

Además de sus vistosos atuendos típicos, los maragatos han conservado un sinfín de tradiciones y prácticas tan extrañas como dejar rastros de paja de una vivienda a otra cuando entre sus habitantes había un noviazgo oculto, la Cobada (descanso del padre durante unos días después del parto) el riego de la placenta durante varios días después de enterrarla y otras que parecen hacer alusión a ritos de fecundidad precristianos.
La batalla del Órbigo

Cuenta el Cronicón de Hidacio que allá por el año 456 de nuestra era en los páramos de los alrededores de Astorga se enfrentaron las tropas visigodas al mando de Teodorico II con las suevas al mando de Reckiano por el control del norte de la península. El combate se saldó con la victoria de los primeros y la persecución de Reckiano hasta Braga, Portugal, donde fue ejecutado, quedando toda la península bajo el control visigótico.

Castrillo de los Polvazares, quintaesencia de La Maragatería

La ruta jacobea propiamente dicha nos lleva a Santa Catalina de Somoza siguiendo una línea recta. Sin embargo, es muy recomendable realizar una variante que nos acerca a Castrillo de los Polvazares, quintaesencia de la maragatería. No incrementa significativamente el recorrido y nos permitirá deleitarnos con este pequeño poblado declarado Conjunto Histórico-Artístico elegido por la escritora Concha Espina para ambientar su mejor novela, “La esfinge maragata”.Casonas tradicionales en tonos rojizos que contrastan con los marcos y dinteles pintados de blanco y las ventanas y puertas de verde. Una cruz en cada extremo de la calle principal protege la vía.

Castrillo de los Polvazares brinda el entorno ideal para degustar el plato típico de La Maragatería, el cocido maragato. Contundente plato tradicional que tradicionalmente se come en orden inverso en el que se consumen el resto de los cocidos del país. Es decir, primero la “ración” de diversas carnes, luego los garbanzos (a veces con berza, patata o ambas) y por último la sustanciosa sopa de fideos elaborada con el caldo del cocido. El cocido puede llevar las siguientes carnes: morcillo de vaca, cecina, lacón curado, oreja, manos o costilla de cerdo, chorizo y gallina. No es habitual encontrar toda esta variedad en la oferta que nos hacen en bares y restaurantes, como tampoco lo es que se ofrezca con el tradicional relleno, que consiste en unas bolas elaboradas a base de amasar tocino curado con pan tierno, huevos, ajo y perejil y que se sirve con los garbanzos.

Varias teorías y leyendas intentan dar una explicación al extraño orden en que se consumen los alimentos. Los más pragmáticos, sin embargo, apuntan que de este modo nada se enfría y que si sobra algo (cosa harto probable) que sea “de lo pobre”.

No es plato que sea recomendable para quien tiene que emprender después del camino a pie, pero definitivamente el degustarlo va más allá de la gastronomía, es casi una obligación si nos encontramos en estas tierras.

Tampoco es un plato que deje mucho lugar para el postre. No obstante, tradicionalmente el postre que acompaña a este plato son las natillas con barquillo o mantecadas traídas de la cercana Astorga.

Arquitectura celta y minería romana

En El Ganso encontramos los primeros ejemplos de cabañas teitadas, otro encanto de la arquitectura popular, de origen probablemente céltico y típicas de varias comarcas leonesas y gallegas. El teito es una cubierta de paja de centeno mezclada con otras fibras vegetales utilizada desde muy antiguo para techumbre de viviendas.

Vestigio de su historia ligada a las peregrinaciones, El Ganso también conserva su iglesia parroquial en cuya Capilla de los Peregrinos cuenta la leyenda que celebraba misa el mismísimo Apóstol.

A la salida de El Ganso arranca una pista forestal que rodea la explotación aurífera romana de La Fucarona. Si decidimos visitarla, encontraremos apenas los restos de los canales que conducían el agua para “lavar”el oro de los terraplenes arcillosos, hoy invadidos por la maleza. Nada nos hace imaginar la frenética actividad que allí se desarrollaba hace dos mil años.

Rabanal del Camino. Las bodas de Anseis

Aquí sitúa una crónica gala del siglo XIII un muy improbable desposorio del caballero bretón Anseis, nombrado por Carlomagno rey de España y Cartago, con la princesa mora Gaudise. Entusiasmados por el ambiente nupcial, Carlomagno y Anseis suben al Mont de Ravanel y contemplan extasiados Astorga, Mansilla y Sahagún.

Los milagros de Rabanal y la proverbial honestidad maragata

En la ermita del Bendito Cristo de la Vera Cruz. Tiene fama de conceder favores a los feligreses. Éstos, en agradecimiento, tienen la costumbre de portar el día de la procesión, 14 de septiembre, el llamado Ramo, un palo en forma de cruz, profusamente decorado y con 24 huecos para colocar velas. La tradición indica colocar una vela por cada milagro o favor concedido a lo largo del año y rara es la procesión en la que en la que todos los huecos están ocupados por velas.

De la proverbial honradez de los arrieros y mercaderes maragatos nos habla la siguiente anécdota; se cuenta que un arriero maragato, un tal José Castro, fue encargado de transportar un arca que debería ser recogida por un desconocido en su propia casa. Pasado el tiempo nadie recogió el encargo y el arriero abrió el arca para ver si había algún dato que permitiera localizar al destinatario, encontrándola repleta de oro y objetos preciosos pero sin señal sobre la identidad del propietario. Los años siguieron pasando y el arriero, no queriéndose aprovechar de un tesoro que no consideraba suyo, decidió entonces destinar el oro a la construcción de la capilla de San José, en Rabanal del Camino.

También la iglesia parroquial del pueblo cuenta con su particularidad. Dicen los vecinos que, cuando la tormenta se acerca al pueblo, se tocan las campanas solicitando auxilio a Santa Bárbara y así se consigue que la tormenta no afecte al pueblo.


20110606-172353.jpg
Que poquito me queda… mmm

2 Responses to LA ETAPA DE MAÑANA – AVANCE Y LEYENDAS

  1. Pili

    uuummmmm………..que buena pinta tiene ese cocidito, como te vas a poner, tomate unas cucharaditas a mi salud, jejeje!!!

Deja un comentario