browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

TIEMPO PARA NO HACER NADA

Posted by on 10/07/2011

… vivimos en gran medida invadidos por este mismo esquema un poco perverso; buscamos llevarnos de cosas que no necesitamos, de objetos que no usamos.
Una biblioteca llena de libros que no hemos leído; sofisticadas grabaciones que aún no llegamos a desempacar y que nos esperan inútilmente junto al equipo de música; ahorros que no sabemos si llegaremos a disfrutar; una cabeza sobrecargada de información y conocimientos muchas veces inútiles que almacenamos y llevamos en la mochila de nuestro intelecto de aquí para allá; una agenda llena de nombres y teléfonos de personas con las que rara vez nos vemos y hablamos demasiado poco.

En nuestra carrera desenfrenada por tratar de huir de la angustia de sentirnos vacíos, paradójicamente nos llenamos de miedo cada vez que conectamos con un estado de quietud o de silencio. Y entices, urgentemente, buscamos llenar el silencio con palabras y la quietud con movimiento, pues no soportamos la idea de la nada y menos la idea de no poder llegar al “destino” de prosperidad que alguien nos impuso como deseo.

Te propongo que de hoy en adelante encuentres al menos una hora todas las semanas para sentarte en silencio y no hacer nada.
No te asustes.
Cualquiera puede, y tú también, estar una hora sin hacer nada.
Ni leer, ni escuchar música, ni ver una película.
Nada.
Nada de nada.

Durante los primeros quince minutos te sentirás un tanto confundido. Después aparecerán la molestia y la inquietud; tendrás ganas de dejar este ejercicio. Si perseveras, quizá afloren de tu interior, tristeza, desazón y otras cosas más que desagradables, especialmente el autorreproche de estar allí “perdiendo el tiempo (con todo lo que tendrías que estar haciendo)”…
Si no huyes y sigues allí sin juzgarte, llegará enseguida el momento en que la inquietud desaparecerá y, desde abajo, surgirá la serenidad.

La serenidad de los que no temen lo que pueden encontrar fuera porque no están asustados de lo que ven dentro, aquellos que aprenden a vivir jerarquizando lo que son y no lo que tienen.
Una serenidad que muchos llamamos ser feliz.

Quizá te suceda que después de hacer muchas veces este ejercicio comiences a pasar espontáneamente más tiempo quieto o en silencio. Es lógico, en paz con el afuera y el adentro resulta innecesario llenar la realidad de excesivas acciones o palabras.

EL CAMINO DE LA ESPIRITUALIDAD de Jorge Bucay

20110710-114920.jpg

2 Responses to TIEMPO PARA NO HACER NADA

  1. Sonia

    muy interesante…y difícil, es difícil estar sin hacer nada…pero desde luego, habría que dominar este ejercicio!
    Gracias por la entrada!!

Deja un comentario